Bienvenido a nuestro

MONSTERS BLOG

Ranking de las mejores aplicaciones educativas

por Carlos Zuriguel Pérez

De manera prácticamente automática, la mayoría de usuarios relacionamos las aplicaciones para tablets y smartphones con juegos y redes sociales. Pero lo cierto es que la realidad del complejo, heterogéneo, variante y fascinante universo de las aplicaciones da para mucho más.

A fecha de hoy, en los principales supermercados de software específico para dispositivos móviles, la App Store, el Google Play, etc., se pueden encontrar programas con todas las utilidades imaginables: mejora de la productividad laboral, organización de archivos de textos, bases de datos de cualquier tema, libros…. la lista es enorme, completísima y en constante evolución.

En este artículo vamos a centrarnos en las aplicaciones de carácter educativo para niños y niñas. En un ejercicio de investigación y síntesis hemos seleccionado cinco, atendiendo a los siguientes criterios: calidad (tanto de los contenidos, como de los gráficos, programación, etc.) variedad temática (hemos intentado que la lista represente las distintas esferas del saber: lectoescritura, matemáticas, conceptos espacio-temporales, etc.) y que uno de sus idiomas sea el español (la mayoría están en español e inglés).

Bobot

Recomendada para niños de entre tres y cinco años, esta producción made in Spain es todo un prodigio de imaginación, estética muy cuidada, valores pedagógicos y virtuosismo técnico.

Sin abandonar una aparente simpleza, este programa anima a los niños a ir superando pruebas muy diversas: operaciones matemáticas, puzzles, relación de conceptos, búsqueda de diferencias y analogías, etc.

Entre sus múltiples aspectos destacables, nos gusta especialmente el hecho de que los ejercicios, muy heterogéneos, mantenga un misma línea narrativa: lograr que el simpático robot Bobot recomponga todas sus piezas, lo que supone un plus de motivación extra para los niños.

Unmenchanical

Sorprendente aplicación que aúna los puzzles con la conceptualización de mundos imaginarios, logrando así un doble objetivo altamente sugestivo: desarrollar la capacidad de reconocimiento de formas y colores en los niños y su colocación correcta y estimular, al mismo tiempo, su imaginación.

La ambientación es fenomenal, puesto que todo se desarrolla en mundos distintos, caracterizados por una estética propia: roca, metal…

Flippi Memmo Doodle

Otra combinación muy conseguida: la afición de todos los niños por dibujar con los ejercicios de desarrollo de la memoria. El factor diferencial, que a nosotros nos parece enormemente atractivo, de este juego educativo es que es el propio niño o usuario el que tiene que hacer las propios dibujos, que luego servirán como elementos de ejercitación de la memoria.

Es, por lo tanto, uno de los softwares que permite una mayor interrelación entre padres e hijos, o entre educadores y niños.

Mystery Math

El aburrimiento haciendo matemáticas ha pasado la historia con esta aplicación. La acción tiene lugar en una entrañable casa misteriosa, donde el niño tiene que ir resolviendo unos ejercicios matemáticos adecuados a su edad (de seis a doce años) para salvar a unas luciérnagas que han sido encerradas.

Happy Geese

Fabulosa aplicación dirigida, además, a un colectivo que merece todo nuestro apoyo: el de los niños con autismo y otras necesidades especiales. Se basa en los juegos clásicos, como la oca, pero a un nivel muy sencillo, que solo se va complicando cuando todos los jugadores se conocen bien todas las reglas. Ideal para jugar en familia.

Estos son solo algunos ejemplos de aplicaciones de carácter educativo y pedagógico existentes en el mercado. La oferta completa es, por supuesto, mucho más numerosa y variada. Pero aun así consideramos que este terreno está aun por explorar y queda mucho por hacer. El problema es que desarrollar aplicaciones de este tipo implica muchas horas de programación y la interrelación de profesionales de distintas disciplinas: pedagogos, ilustradores, programadores, guionistas…

Y claro, con las reticencias de muchos usuarios a pagar, aunque sea muy poco, por descargar una aplicación, la realidad es que pocas opciones quedan, salvo el trabajo altruista y conseguir alguna subvención para poder hacer realidad estos proyectos tan valiosos como necesarios.

Leave a Reply